Quand la recherche découvre le chercheur (IV et dernière)

Le dialogue entre les cultures continue, donc, sur internet. Ce n’est pas un dialogue complètement gentil ou ouvert, mais c’est un échantillon de ce qui se passe et c’est aussi une opportunité pour les stratégies d’apprentissage. Si mon histoire personnelle n’était pas celle d’une femme venant d’un monde souvent invisible pour les «yeux» de la plupart du monde (parce que cela est, hélas, le rôle des médias aujourd’hui); si je ne m’avait pas posé des questions sur la langue que je parle et sur l’histoire qui est derrière; si mon mémoire avait été mieux faite et mieux reçue, si je n’avais pas eu l’opportunité de regarder mon pays et ma culture de «loin» en faisant mes études de master en France, si je n’avais pas fait contact direct avec une culture si présente dans les idéaux de la mienne, les préoccupations qui font la base de mon travail n’auraient pas été réveillées, j’en suis certaine.

 C’est ainsi comme on arrive au troisième point, le dernier et le plus court de tous : la compréhension de l’instinct du chercheur. Je ne suis pas, bien sûre la seule a en parler, mais en tant que thésarde, je trouve qu’on n’approfondit pas assez sur cet aspect de la recherche. Pendant cette intervention, j’ai parlé surtout des déclinaisons de ces découvertes de soi : à travers les défis d’un travail de thèse, de la découverte du rythme propre de travail et des différents outils, soient ils traditionnels ou innovateurs. 

 J’ai fait le point sur ma propre histoire et comment ces expériences font ce qui est aujourd’hui mon intérêt de recherche (et non seulement pour la thèse), mais tout cela amène justement à l’importance dans la formation à l’écoute et la confiance de soi. La position du chercheur vu comme angle d’observation et les expériences personnelles du chercheur sont, j’en suis convaincue, des outils privilégiés. Le travail de recherche est mutable et il varie, il prend beaucoup de communication et beaucoup de silence. D’ici l’importance de l’auto-observation pendant le processus et la compréhension des pistes qui permettent de voir l’esprit du chercheur comme une guide pour le développement du travail et le travail de recherche, comme guide dans la découverte de l’esprit du chercheur. 

Comme point final, le morceau de l’animation russe film, film, film que j’ai montré aux assistants de la journée de travail. Il s’agit d’un écrivain de films, mais les thésards pourront complément se voir dans la même situation:

Quand la recherche découvre le chercheur (III)

Du point autour de la découverte des méthodes de travail je vais passer maintenant au point sur les expériences du chercheur et comment celles-ci font beaucoup de ce qui sera son travail de recherche. L’inspiration principal pour écrire cette partie de ma présentation vient de la publication de J Robin (1993) : «La recherche est aussi l’histoire du chercheur».  

Pour illustrer de façon plus claire mon propos, j’exposerai de façon brève la partie de ma propre histoire qui a conduit aux questions du travail de thèse. Ma thèse se centre sur les histoires partagées à travers les technologies du Web 2.0 et comment celles-ci peuvent être porteuses de connaissances résultant d’une ouverture des horizons culturels. 

Pour ce faire, je collecte et analyse les expériences de certains bloggeurs et «bridgebloggeurs». Pour clarifier: les bloggeurs et les bridgebloggeurs font partie du phénomène du journalisme citoyen. Le journalisme citoyen peut être défini brièvement comme la prise de parole des gens en dehors du discours des médias officiels grâce, aujourd’hui, aux nouveaux outils technologiques. Et les «bridgebloggers» sont une des variations du journalisme citoyen qui cherche à élargir le public d’un bloggeur ou d’un phénomène local à travers un travail de contextualisation et, des fois, de traduction. Une des idées principales c’est de faire une contribution aux critiques sur la vision du monde et de l’Autre qui est encouragée par les systèmes formels d’éducation et les médias traditionnels.

Les valeurs qui font la base de la communauté visent la défense de la liberté d’expression et de la visibilité de toutes les communautés qui n’ont pas une place dans les médias ou le dialogue global.  Mon travail sur Global Voices Online repose sur les histoires que les médias sociaux racontent au Venezuela, mon pays d’origine. Bien que las conversations qui ont lieu dans la blogosphère de mon pays discutent énormément les événements liés à la politique et notamment au président de la république, j’essaie très particulièrement d’élargir les visions sur la culture, la vie urbaine, la découverte de l’identité et beaucoup d’autres thématiques qui montrent le Venezuela comme un pays qui vit au delà de sa situation politique. 

Identifier un pays avec une seule image n’est pas difficile. En fait, un des préoccupations de mon travail pars justement de cette idée : notre vision du monde, devenu paresseuse oublie souvent la complexité des histoires des gens qui ne sont pas présents dans les images de tous les jours. C’est cela que l’ecrivaine Chimamanda Ngozi Adichi appelle le «danger de l’histoire unique». 

Continuant avec ce que je mentionnais tout à l’heure, je viens de la zone urbaine du Venezuela. Une région que je décrirais comme appartenant aux Caraïbes plutôt qu’à l’Amérique du Sud, qui parle espagnol (ou castillan du Venezuela) et qui a, malgré les efforts des idéalistes du gouvernement, a une très forte influence des Etats Unis et de l’Europe occidentale. J’ai été éduquée par un système d’éducation formelle privé pour lequel mes parents ont toujours beaucoup de foi et de respect, qui a été dirigé par une institution religieuse et catholique venant d’Espagne, et qui a travaillé avec le système formel d’éducation au Venezuela et ses changements constants pendant plusieurs années.   

Le Venezuela est un pays métissé. Comme le dirait l’écrivain William Ospina sur ses compatriotes colombiens, je vois les vénézuéliens comme des gens qui «pensent comme des européens, qui parlent comme des indigènes et qui dansent comme des africains». 

Ceci dit, l’idée de développement et de croissance économique a beaucoup à voir avec celle des pays européens, même si la nature, tellement ancrée dans l’identité, l’imaginaire et l’entourage exige à penser autrement. Après plus de deux siècles de vie républicaine et indépendante, le Venezuela prend une place complexe dans les crises contemporaines d’identité. L’histoire que nous nous racontons commence avec l’arrivée des navires espagnols, les communautés dites «indigènes» sont toujours de côté, et nos «héros» de la lutte pour l’Indépendance cherchaient à se séparer de l’Espagne pour se lier à d’autres pays européens, notamment la France. De nos jours, par exemple, même si les traditions d’origine africaine ont une présence prédominante dans la culture de la plupart du pays, la majorité des vénézuéliens a du mal à imaginer ce qui est derrière le mot «Afrique» au delà de ce qui est montré par les médias comme la télévision.     

 Malgré les contacts avec les vagues migratoires de l’après guerre, et des années marqués par la prospérité pétrolière, on n’a pas profité des opportunités pour les contacts interculturels. On continue à appeler «turcs» ou plus généralement «arabes» aux gens originaires de la Syrie et du Liban, par exemple. On a même du mal à distinguer se qui se passe chez nos voisins en Amérique Latine, malgré l’avantage de partager presque tous une même langue. La vision du monde est très euro-centrée. On lis la carte du monde depuis l’Europe et appelle «Moyen Orient» à ce qui serait plutôt notre «Extrême Orient», tout comme une grande partie de la région Asiatique, que nous voyons comme très lointaine, même quand, dans un tour de la vision du globe n’est que notre «Proche Occident».  

J’ai vécu cette vision aussi dans l’école des langues où j’ai étudié les formes et les expressions de la langue française et anglaise. La langue française, on le sait, est parlé dans plus de 50 pays; et la langue qui est née n’a pas été moins répandue. Pourtant, les histoires, les participants et les études sur les littératures des pays autres que la France, l’Angleterre et les Etats Unis étaient honteusement rares dans nos programmes d’études.  Mon «mémoire» (ou ce qu’on appelle trabajo final de grado) a été une étude des conflits de caste et de genre dans un merveilleux roman indien écrit en anglais que, dois-je le dire, a eu des résultats assez pénibles devant le jury de l’école de langues de mon université. En tout cas, les ressemblances des conflits, surtout ceux de genre, dans la tradition de la campagne du sud de l’Inde avec les bidonvilles de la zone urbaine au Venezuela étaient surprenantes. C’est ainsi comment beaucoup de ce que j’aurai voulu dire dans mon mémoire est devenu le début d’un blog. Et c’est aussi à cette époque que j’ai découvert le dialogue interculturel qui existait sur le Web 2.0 et que j’ai commencé à participer en tant que traductrice pour Global Voices.

Les histoires comme celle de mon éducation et mon entourage d’enfance sont communes, je crois, à beaucoup de pays qui sont passés par des processus de colonisation et décolonisation. Les histoires, les danses, les cultures, les religions et les imaginaires se mélangent avec les ethnies et les temps contemporains se caractérisent par la reconquête des identités «propres», si ça continue d’exister. L’influence des médias est surprenante, les conflits pour raison d’identité et de compréhension interculturelle sont partout, et le système formel d’éducation de la plupart des pays occidentales reste en arrière dans l’éducation pour l’ouverture des horizons culturels. 

 Je ne dit pas qu’il n’y a pas d’efforts dans le domaine de la recherche en éducation. Mais je tiens à affirmer que l’observation des phénomènes interculturels vus qu’à partir des conflits venus avec l’immigration ou des expériences d’apprentissage des langues étrangères ne suffit pas pour construire une éducation visant à la compréhension de l’Autre. L’éducation pour l’ouverture des horizons culturels ne concerne qu’aux pays avec des vagues migratoires importants, ni qu’aux apprenants des langues, ni aux sociétés qui, comme la mienne, ont du mal à comprendre les notions d’intégration. La vision des cultures comme hétérogènes depuis ses débuts et la compréhension de notre culture comme une culture entre tant d’autres est importante si on veux cultiver un dialogue sain avec notre culture et celle des «autres». Cela serait le début de voir d’autres façons de vivre non pas comme une alternative «à» nous, mais une alternative «pour» nous (Poblete Melis, 2004).

Quand la recherche découvre le chercheur (II)

Pendant ce temps de formation et de re-connaissance, il y a aussi une autre découverte importante, et c’est qu’en tant que chercheurs ou doctorants confondus, nous ne sommes pas seuls. Ce processus de reconnaissance, d’apprentissage du métier est commun aux apprenties en général, bien sûr, mail il l’est tout particulièrement aux apprenties du monde de la recherche. Des problèmes de blocage, de procrastination, de confusion et d’inhibition sont des compagnons fidèles. Les doctorants et les jeunes chercheurs qui racontent leurs histoires en ligne ne sont pas difficiles à trouver (Certains peuvent même faire pleurer de rire)

Je pensais naïvement que la plupart des angoisses typiques des thésards m’arrivaient seulement à moi. Après les échanges avec tant d’autres, je découvre que la grande majorité des apprentis chercheurs voient leurs questions de recherche dans tout ce qu’ils/elles font. Les enjeux, les intérêts et les limitations de la recherche sont ainsi dans des conversations quotidiennes, dans la télévision, exposées avec les publicités du métro et pendant les temps de repos. C’est de cette façon que j’ai compris la connexion qui existe avec les intérêts des uns et des autres. Les questions et les réponses sont un peu partout. 

Ceci peut avoir un côté aimable et un côté revêche. Le côté revêche montre qu’il n’existe pas un point d’évasion qui soit assez loin ou assez isolé pour pouvoir échapper complètement de la thèse et de son sujet ou du travail de recherche. Le côté aimable, en revanche, montre un engagement avec l’étude des êtres et de la nature, ainsi qu’aux problèmes et aux solutions de l’entourage. 

Mais au delà de ces côtés, cela mets en évidence l’importance dans la communication entre doctorants et chercheurs. On sait bien que le travail de thèse a tendance parfois à la solitude, mais il est certain que les découvertes des méthodes de travail, et les idées utiles qui apparaissent tout d’un coup sont stimulés assez souvent par ces échanges. 

à suivre…

Quand la recherche découvre le chercheur… (I)

Ce que vous trouverez plus bas et pendant les jours qui suivront seront des morceaux de ma participation dans  la journée d’étude du 22 juillet : «apprendre par la recherche». J’ai appelé ma participation, comme on le voit plus haut: “Quand la recherche découvre le chercheur” :

Ce que je veux partager pendant ces quelques lignes prend comme point de départ les petites découvertes personnelles et les apprentissages que certains auteurs appelleraient «inattendus» : ou bien, des apprentissages qui nous surprennent pendant l’élaboration d’un travail de recherche en sciences de l’éducation. Etant donné que notre groupe s’occupe de l’étude des apprentissages qui arrivent grâce à l’expérience, on pourrait dire que dans les réflexions qui suivront, je prendrai un peu des lumières avec lesquelles on observe les phénomènes qui nous interpellent, et je la jetterai sur ma tête et sur ma courte expérience dans la recherche en éducation et apprentissage. 

Je vais diviser cette intervention en trois parties principales:

 En premier lieu, je présenterai quelques idées sur la découverte qui peut faire un doctorant de sa personnalité «pratique» pendant la recherche. 

Ensuite, je parlerai de la relation très proche qui existe entre l’histoire du chercheur et de la recherche qu’il mène,  

…et finalement je partagerai avec vous quelques considérations sur la compréhension de l’instinct dans chaque chercheur, surtout le chercheur débutant. 

La base des idées que je partagerai ici viendront surtout de ma propre expérience, appuyée des fois dans celles d’autres camarades doctorants, et des conseils de chercheurs appartenant tant aux sciences de la nature qu’aux sciences humaines. Je me servirai aussi de quelques pistes trouvés dans la littérature contemporaine et sur les sciences qui expliquent les comportements humains. Pas trop, mais assez pour ne pas rester isolée dans mes propos.

 

1. Sur la découverte de la personnalité en tant que chercheur :

 

Un très vieille (et cruelle) sentence très utilisée par mon père dit « la souffrance est le privilège des pauvres». Je ne suis pas d’accord avec le fond, mais la forme m’est fort utile pour ouvrir mon premier point. Donc, même si la souffrance n’est pas, je pense, le privilège des pauvres, la confusion est bien le privilège des doctorants. 

 

Les questions de nos recherches prennent un temps considérable pour se clarifier. Elles peuvent faire partie nos histoires de vie, ou de nos préoccupations depuis longtemps; mais il est claire que la question qui ouvrira le processus de la recherche et qui permettra la construction d’un fil conducteur pendant le travail fera son apparition de façon intermittente, floue et même capricieuse. Et curieusement, une bonne partie des idées plus claires pendant le travail ont un comportement similaire. Essayez de demander à un jeune thésard d’expliquer sa recherche et ses questions (ce qui est un bon exercice, d’ailleurs) : le plus de temps il/elle prend, le plus de travail à faire. 

C’est ainsi comme un longue chemin de re-connaissance commence pour le thésard. C’est la découverte non seulement de ses objectifs concrets, mais de sa propre dynamique de travail, de sa propre façon d’apprendre et de découvrir. Je parle ici de la découverte et la maîtrise de la langue de la Science (ou de la langue, tout court, si on prend l’exemple de ceux qui, comme moi, se sont initiés dans le monde des sciences humaines dans un pays qui ne parle pas sa langue d’origine). C’est aussi la découverte des rythmes de travail et de lecture, de critères de sélection et de dé-sélection. Tout cela est influencé par la personnalité du directeur de recherche, du laboratoire et de la culture académique dans laquelle le chercheur développe son travail. Un travail difficile si on prend en compte la personnalité des écoles formelles dans lesquelles nous avons formé une partie importante de nos esprits. Une bonne partie d’entre nous a été éduqué dans l’idée du rejet aux erreurs. Pourtant, je dirais que l’expérience de la recherche en sciences de l’éducation a aidé à beaucoup d’entre nous à accepter deux faits importants et amplement acceptés : En premier lieu, que c’est en se trompant qu’on apprend le mieux, et ensuite, que la peur aux erreurs empêche aussi l’arrivée des idées originales.

…. à suivre.

New Media, New Windows, New Expansions? (Part II)

[Coming from last week’s post : The expansion of our cultural horizons (Part I)]

Under the light of the urgent necessity for an opening of our cultural horizons, a new strategy of education has to take into account intercultural capacities a way to balance how we see our culture, our world, and bring those of the others to the table. But could this be part of a larger antidote to the extreme nationalisms that have had caused so much suffering to so many? It is clear that prejudices tend to be the first step towards an image of others, but it also a generalizing, reductive and also quite lazy way of describing a whole group, assuming that the complexities that characterize us are not present in other communities because they behave differently. Chimamanda Ngozi Adichie described this tendency brilliantly when she pointed out the dangers of having one single story regarding other countries, cultures or people: these single stories might not be untrue, but they are certainly incomplete.

Now, with the explosion of new technologies, and the big storm of new stories coming from lots of communities hidden by the giants of mainstream media, a new opportunity for intercultural understanding might be opening in front of us. We have an opportunity to sit in the front row of a number of important events in countries and communities that have managed to overcome the digital divide and that share their own representations through the Web 2.0, also known as the people’s internet. Recent events in the Arab world confirmed this and opened the door to lots of new narratives that helped us understanding other sides of stories that otherwise couldn’t have had as much outreach.

In the field of research in education sciences, technology has proven to be a powerful tool for learning when used independently by every student. They learn at their own pace and what is interesting for them. They have learned how to research, how to interact, how to work in teams and to collaborate with others, to solve problems, and with the boom of blogging, a regaining of the exercise of reading and writing. With all this competencies being shared online, the possibilities for intercultural communication and collaborations might have a very good shot.

With this powerful sharing tools, net users could become in contact with people’s stories coming from other cultures he or she didn’t know before. Could this open the door to new intercultural encounters and thus, cultural learning? We see a process called autoinformation by Manuel Castells, on that, I think, could very well trigger a process of autoformation.

Nevertheless, limitations are not to be underestimated. It has been proved by sociological observers of new media that informations coming from the Web could very well be ignored by lots of people that turn into their own groups as sources for information and confirmation of their believes and ideas, rather than new informations that could challenge old points of view. After all ethnocentric societies will make an ethnocentric Web.

That said, it is vital to take into consideration the irreplaceable role of education, which is the guide that can effectively encourage a critical reading of the contents coming from the web. This creates a necessary relationship in which educators, policymakers and students have a huge responsibility on. Education, weather in its formal, non formal, or informal ways, needs to embrace the advantages of new technologies, and these, in return, need to be approached with a maturity that only a reformed and better conceived education can give. Technologies cannot substitute the work of teachers… nevertheless, borrowing the words Arthur C. Clarke (that I saw in that wonderful TED talk by education scientist Sugata Mitra  «if a teacher could be replaced by a computer, should be».

Finally, I would like to let open the discussion on the advantages and the possibilities brought by intercultural capacity, cultural literacy and global life long learning. It is vital to understand that approaching and understanding the Other can put a light on our very own story, something that will make us realize how important, expanded, similar, and interconnected all stories can be. Self blinding ethnocentrism doesn’t seem to be neither a sustainable nor a responsible way of interacting in the multicultural world rising in front of us. John Berger says it with lucid clarity :

«never again will a single story be told as it is the only one».

The expansion of our cultural horizons (Part I)

[… this is part of a reading I made at the Forum for Dialogue of Civilisations in Rhodes last year. My unpleasant self confesses having felt quite silly reading the basis of an academic work in front of an audience that seemed to care more about WorldMun-model-like discussions. Nevertheless, my more open self reminds me to mention the wonderful acquaintances I made during the Forum. The ideas that flew around those days indeed nourished the ones I’m sharing here.

Anyways, this is a bit of an expansion of what I was talking about in the posts I wrote some weeks ago -in Spanish-, in a different tone with a different vision…]

Some of the ideas I want to share here are the base of a research I started not too long ago on informal learning, new media and the expansion of cultural horizons that might come as a result of their interaction. I pay attention to social movements on the web, to bloggers sharing new images about their own world and to activists demanding a more responsible mainstream media. But most of all, I’m following stories that might very well challenge our views of a country, a culture, its people and therefore, the world.

These movements, also known as the phenomenon of citizen media saw their beginnings with little communities that fought to be better represented but that lacked the power or the international interest to be part of the spotlight that has been monopolized by the West for too long.

Our view of the world has become lazy. To the point of considering that something has been famous all over the world when it has been popular in the United States, in some parts of Western Europe and maybe a bit in China, India, or Brazil. The rest of the people have been erased not only

from our views but also from our imaginary. Whole continents of titanic dimensions are reduced to a single name. The case of Africa is a good example here, a continent of more than 50 countries, home of an universe of ethnicities and cultures of a complexity as difficult to count as the stars in the sky. Or Latin America, my home region, and a home also for thousands of diverse ethnic groups forced to stay aside. Today, their land is the filed of a race to meet standards imposed by other mentalities, in a very disadvantaged competition.

In spite of this, I’m sure that more than one Latin American could be able to identify and have clear images of the main avatars of the West while he or she completely ignores how is life in countries making part of the very same region. The result is an immense crisis of identity that has stayed as a confusing burden, something that formal education has contributed very little to overcome. It is a very complex case… and it’s not the only one. Crisis of identity is, in fact, one of the many quests we

share with most of the ethnic groups that interact in the world of today and that receive very little help from their educational institutes.

This brings us to the main point. The role of education in intercultural relations and in our way to see our world and the world surrounding us.

It is clear that education in its formal shape is facing a deep crisis regarding methods and contents. I’m a strong believer, along with a lot of experts, that formal education needs to evolve and to embrace new ideas and new tools that have been ignored for too long. However, I’m also a strong believer of the power that education has to change lives, to sculpt free minds and engaged citizens. The problem comes when most of the formal curricula we have known so far are very much engaged in making an ideal citizen, which doesn’t really mean that the citizen in question will end up being a cultivated, open minded one. The main goal seems to be making young people a part of a particular nation, or a particular plan, not free of certain political agendas. At the end of this

path, the individual tends to be informed about some generalities, feel very strong as a part of a community, but is not very aware of what happens beyond his or her region, community or country.

An effective educational program aiming to widen students’ cultural horizons, not only to teach them them how to tolerate other cultures present in the classroom (because of immigration), is yet to be seen in formal education. Teachers and schools should be engaging in the mission of opening students’ minds and nourishing their curiosity, making them understand that all cultures, including theirs, is a mixture of influences, of histories, of exchanges. No culture is pure or simple.

Inside everyone of them there are different peoples coming together, languages and practices that evolved, mentalities that changed and a heritage that is not only part of one single culture, but the world’s.

Some attempts have been made, of course. But the times we’re living and the conflicts being fueled day after day are the proof of a failure. We live in an environment in which the number of inter-human encounters is increasingly numerous, and divers, and in line with this the increasing number of people in conflict with the their own identity we mentioned a moment ago. They tend to become the target of nationalists movements and racist groups that see in the Other a menace, an enemy, and a cause of fear and frustration.

In this constellation of facts and circumstances the field is free to dehumanize others easily, to erase their faces, and in consequence, to justify whatever injustice might happen to them. Opposition and indignation get blurry and confusing. It is in this spirit that occupations, wars, embargoes, expropriations, abuses, ethnic cleansings, and so many other kinds of violence are possible. They become endorsed by the indifference of many. The brave Indian writer Arundhati Roy turns to North America, urging them to realize the unsustainability of their way. The main reason: it doesn’t acknowledge the existence of other worlds beyond its frontiers.

I would humbly add that most of our countries, and education systems, should be also listening to this same wake up call.

… To be continued.

¿De qué se trata y de dónde sale esta tesis? (Tercera y última parte)

He estado escribiendo estos posts desde la biblioteca, donde esperaba más bien estar escribiendo directamente los capítulos. De hecho, tengo 20 días para entregar el primer borrador con todo lo que he hecho hasta ahora. Lo peor es que el día de entrega lo puse yo misma y la tutora espera un texto más o menos extenso que reúna todo lo que haya hecho hasta hoy. El problema es que ese «todo» se extiende a 10 páginas. He hecho al menos 14 planes de texto que siguen cambiando y el número de páginas no aumenta al día. El impulso por «jardinear» es demasiado grande. Además, me doy cuenta de que lanzarse al agua así sin más da espanto, y cuando la inseguridad se merienda a los instintos, el tiempo sin escribir se alarga, y eso, para efectos de este oficio es fatal. La escritura es un músculo, y su no se usa, se atrofia. A mi me toca escribir este trabajo en francés, y esa es una de las razones por las que el tamaño de esta montaña se me hace aún más grande. Por eso la idea de comenzar de a poco escribiendo en español, en tono blog se me hace útil para organizar las ideas en otro contexto que no sea mi diario de investigación. Del mismo modo, pienso que será bueno que otr@s puedan tomar notas de lo que me ha pasado en la construcción de la tesis, de lo que me he conseguido, y tener quizás a cambio una que otra impresión que me ayude a arreglar lo que pueda estar descuadrado.

Cerré la última vez con el problema del etnocentrismo y cómo se afinca en la educación formal. Quedé en que en este post presentaría algunos ejemplos de lo arraigado de la tendencia de ponerse a sí mismo y a lo propio como centro indiscutible del mundo y de cómo los medios tradicionales se afincan aún más en esta tendencia. Ejemplos hay muchísimos, pero me gustaría nombrar aquí algunos que he conseguido durante la revisión de la literatura. Estos son textos dedicados a explicar la importancia de conocer al Otro, trabajos maravillosos de antropología y colegas brillantes que aportan muchísimo con sus trabajos, pero que en ocasiones carecen de sensibilidades que pienso deberían ser básicas en sus campos. Me he encontrado en un trabajo colectivo de antropología cultural y en otro sobre las nuevas profesiones que se basan en la comprensión intercultural, con referencias a América Latina y a África como si fuesen países y no continentes (cosa que no se hacen ni de lejos con los países europeos). En otra ocasión, una investigadora sobre la identidad catalana sostiene de modo brillante que si no somos capaces de generar un lenguaje que sea suficientemente claro para describir nuestro mundo, no seremos capaces de saber qué es lo que pasa en él. Sin embargo, en su trabajo, América sigue haciendo referencia únicamente a Estados Unidos y se ocupa poco de las corrientes que salen de esos terrenos. Otro autor, después de explicar de modo muy escrupuloso que no existían culturas superiores a otras (refiriéndose a la enseñanza del francés en otros países) titula uno de sus capítulos: Francia y el Tercer Mundo. (Sí, lo del Tercer Mundo es un debate en sí. Lo dejaremos para otro encuentro).

Aunque esto no debería extrañar, a mi me parecen muestras importantes de lo arraigado del etnocentrismo en la educación. La enseñanza de cómo se vive en otros países y cómo viven otras culturas, son escasas en la escuela. Las investigaciones que se dedican a los encuentros entre culturas tienen su base casi siempre en el mundo del aprendizaje de las lenguas. Asimismo, cuando se habla de la formación para la interculturalidad en la escuela, se hace referencia (particularmente en Europa) a la necesidad de que los hijos de los inmigrantes se integren a la cultural local, que, recordemos, se ve de modo bastante limitado y limitante. Además, las estrategias que buscan integrar a estos estudiantes no han logrado aún, después de décadas de conflictos, que estos alumnos se identifiquen con los valores del país que los acoge. He leído en un documento que sostiene varias ideas y estrategias para integración de alumnos extranjeros en Francia que el contacto con su cultura de origen no alejará a los alumnos en cuestión de la «cultura francesa». A qué cultura de Francia se refiere, no se dice. Yo creo también que los alumnos franceses pueden formar parte de este mismo principio. Su contacto con otras culturas no los alejará de la propia. Es probable que esté siendo atrevida, particularmente para aquellos que sienten amenazadas sus costumbres con la llegada de gentes de otras partes. Sin embargo, creo firmemente en que la mezcla de las culturas y su evolución es algo inevitable, y de hecho, deseable. Aislar una cultura e insistir que tiene una sola cara contribuye a su desaparición, justo lo contrario de lo que se quiere. Me gusta mucho como este punto lo sostiene Elif Shafak :

“If you want to destroy something in this life, be it acne, a blemish or the human soul, all you need to do is to surround it with thick walls. It will dry up inside.”

Si quieres destruir algo en esta vida, sea acné, una cicatriz o el alma humana, todo lo que necesitas es rodearlo con muros espesos. Se secará por dentro

Y con respecto a los intereses de la investigación en educación y de los programas educativos formales me pregunto ¿qué hay de las mezclas y las influencias culturales en la historia, en el arte, en la geografía, en las ciencias exactas? Las oportunidades de aprender del mundo son muchas, y se desaprovechan.

Como decía más arriba, los medios hacen más difícil la tarea. Lo preocupante es que la era que nos toca ha sido llamada varias veces «la era de la información». Uno de los que la identifica así es, de nuevo, Manuel Castells. Según sus estudios, esta era «es la era de la multiculturalidad. El mundo siempre ha sido multicultural, siempre. La tendencia en la última década, en los últimos años del siglo XX y los primeros años del siglo XXI, no es la desaparición de las identidades, sino, al contrario, su reforzamiento». Y si no nos formamos para ello, si continuamos la evolución hacia lo interno y si no logramos un diálogo enriquecedor con los otros ¿cómo lograremos prepararnos para los años y los cambios que vienen?

Los medios tradicionales.

De nuevo, me refiero principalmente a la prensa y a la televisión. La radio también puede entrar en estos argumentos, pero su alcance global es decididamente menor que el de la televisión. Sin embargo, no lo descarto, lo dejo de lado porque no tengo datos suficientes sobre él. Así pues, me apoyo en investigadores como Chomsky, Castells, Rodriguez, Saïd, McLuhan y Gerbner que han observado el alcance de medios como la prensa y la televisión, y de la información que expanden. Estos autores, entre otros, se han preocupado por la inmensa desventaja de los países que no han ido tan rápido en la tecnología que tienen los países del norte de América y el oeste de Europa. Lokman Tsui, cuyos consejos y trabajos me han sido de gran ayuda, ha escrito una tesis extraordinaria [En inglés] sobre el periodismo de la hospitalidad, y en la que se explica muy bien parte del proceso de invisibilización que imponen los medios tradicionales y que empujan a la lucha a los medios ciudadanos.

Los medios son el mensaje y el mensajero. La gente aprende y se informa con medios como la televisión más que con cualquier otra fuente. El poder que tienen en la confección del discurso y de los cambios sociales es inmensa. Y esta influencia también envuelve las emociones y las ideas de la gente, en especial de los jóvenes. Incluso entre las redes sociales y los medios ciudadanos las imágenes impuestas por los medios tradicionales tienen apoyo y extensión.

Las limitaciones en el imaginario de la prensa y la TV son el tema de numerosos trabajos. Yo me he interesado mucho en los que ha hecho George Gerbner. En un documental llamado «The Mean World Syndrome» [En inglés] se exploran justamente sus ideas sobre muros que la televisión arma para mantener una cultura de consumo en la que las imágenes son culturalmente limitadas y violentas. Para Gerbner, la televisión es la contadora de historias principal de la sociedad de nuestros tiempos, y las historias que se cuentan están concebidas por un puñado de estrategas que tienen «poco que decir, y mucho que vender». La televisión, que es aún hoy la reina de los medios de comunicación masivos expande ideas de normalidad, de belleza, de coherencia y otros valores que tienen su base en la cultura occidental. Como los centros de control de estas imágenes y de estos mensajes están principalmente en los EEUU, Europa Occidental y Japón (De acuerdo con Armand Mattelart) las imágenes que describen las regiones fuera de estos círculos hablan de un Tercer Mundo brumoso, lleno de imágenes de violencia, pobreza y desastres naturales completamente desconectado del público que se resguarda en la seguridad de los países del Primero.

Lo grave es que los países de este mismo Tercer Mundo han consumido estas mismas imágenes. Según Clemencia Rodriguez, se han consumido a lo largo de los últimos años raciones muy abundantes de productos mediáticos que reflejan la cultura de la sociedad que los produce: la de los EEUU. Esto resulta en entidades alienadas modos de vida incoherentes con las realidades de los que las ven, sin ideas claras de lo que son ni de adónde van. Yo me atrevería a meter en este saco también a buena parte de los estadounidenses mismos. Los daños que logra la publicidad, presente en casi todos los medios, nuevos y tradicionales han dado lugar a estudios muy interesantes. Yo recomiendo uno en especial, hecho por Jane Kilburn, Killing us softly [Aquí está la versión subtitulada en español de la entrega número 3], que se concentra en las imágenes de las mujeres en la publicidad en EEUU, pero que yo pienso pueden extenderse tranquilamente al cine, la prensa y la televisión (más allá de los comerciales, me refiero también a los programas y las películas) y, por supuesto, a las regiones fuera de los Estados Unidos América del Norte. La influencia de todo esto en la identidad es grande, y los conflictos de identidad lo demuestran. No sólo los conflictos en la construcción constante de la identidad, sino los conflictos que se inflaman entre las distintas identidades.

Los medios sociales que me interesan son los que intentan saltar estos muros. No todos lo intentan, no todos lo logran. Pero los que lo hacen son suficientes como para ser estudiados como parte importante de un fenómeno que puede cambiar muchas cosas en nuestra manera de aprender del Otro. Mis preguntas y mis guías de observación buscan describir con ayuda de muchos otros teóricos, las maneras en que la 2.0 abre una página nueva en la historia de las historias y a partir de allí entender cómo la lectura de estos nuevos testimonios pueden abrir puertas a nuevas concepciones de otros mundos que creemos lejanos. La contribución del trabajo apunta a una nueva concepción en la educación para la multi y la inter-culturalidad que busca enfocar las diferencias culturales, en palabras de R. Poblete Melis, no como una alternativa a nosotros, sino para nosotros.

¿De qué se trata y de dónde sale esta tesis? (Segunda parte)

Hay una segunda cosa que he visto repetirse entre los que escriben una tesis. La primera que mencioné es la actitud de cachorro que va al veterinario cuando hay que sentarse a escribir. La segunda es lo difícil que se hace explicar el tema y sus preguntas en pocas líneas. Cuando lo logro, siento que he dejado la mitad del trabajo y de su interés por fuera. Cuando me extiendo, queda confundido todo el mundo (yo incluida). Traté de que no me pasara eso en el post anterior, pero cuando iba por la mitad de la idea ya llevaba cinco párrafos. Ahora, si quiero que alguien tenga la caridad de leer estas líneas y la bondad de dialogar con mis ideas, no puedo escribir testamentos en lugar de posts. Por eso continúo los intereses y los orígenes de la tesis en una nueva entrada. En la anterior expuse que la tesis enlaza temas viejos y nuevos. De los nuevos mencioné los medios ciudadanos de la Internet 2.0, y de los viejos, la comunicación entre culturas y las historias que nos contamos. Con eso cierro, por el momento, el tema principal de la tesis. Ahora cuento un poco de dónde salen las preguntas y por qué interesa una contribución de este tipo.

Como suele pasar en los trabajos de investigación en Ciencias Humanas y más específicamente, en las Ciencias de la Educación, la historia personal tiene mucho que ver con los intereses de investigación. No voy a ahondar en mi historia personal aquí. Ese ejercicio reflexivo, medio aburridor y un tanto narcisista tendrá su post (si no, el narcisismo no sería completo). Pero lo menciono ahora porque los objetivos de la contribución que quiero hacer tienen mucho que ver con las enseñanzas que eché en falta durante la escuela en Venezuela y sobre el secuestro de los imaginarios que han hecho los medios «tradicionales» y las costumbres, también llamadas «tradicionales». Las enseñanzas a las que hago referencia son las que se traducen en competencias para la expansión de los horizontes culturales y la tolerancia hacia los que viven diferente.

Les «enjeux»

Los investigadores en Francia tienen una palabrita que me cuesta mucho traducir a satisfacción, pero que es bastante útil cuando se está ordenando la tesis: «enjeux». El diccionario Larousse la traduce como «apuesta» (en su forma singular, «enjeu») y aparte, en modo figurado como «lo que está en juego». Creo que es una de las partes más importantes en la organización del trabajo. En la palabra «enjeux» se encierran los intereses, las situaciones problemáticas, la justificación del trabajo, las contribuciones y los argumentos que arman el debate. Eso de que «enjeu» se traduzca también como «apuesta» me parece accidentalmente apropiado. Si estos elementos que señalé más arriba no quedan claros o no son coherentes, la apuesta de la tesis está perdida.

Lo que he hecho en el post anterior, y lo que busco tener claro en formato tesis, tiene que empezar por estar claro en otros contextos y con otros formatos. Estos son los puntos y las ideas que hay que debatir, exponer y probar con el tutor, los compañeros, los vecinos, la familia y el panadero. Las ideas tienen que ser adaptables y comprensibles. Los argumentos y los acercamientos tienen que ser claros y honestos. Lo más probable es que no esté uno solo en sus preocupaciones, por lo que el tiempo de lectura se va rápido en buscar gente coherente para meterla en el bando de uno, gente menos simpática para contrastar con el bando contrario y gente que no dice ni lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario. Hagan sus apuestas. Aquí están las mías.

Una gran parte de las escuelas en el mundo occidental (y las etiqueto así para no poner «las escuelas del mundo», pues no las conozco todas), se consagran a la construcción de ciudadanos, de hijos de la tierra en la que nacieron. La cultura propia se ve como la cultura por excelencia y no como una expresión de un grupo, como muchas otras expresiones que existen a lo largo y ancho de los territorios en los que habita gente. Anmol Vellani defiende esta idea y evidencia además que la cultura y la identidad, aunque estén altamente relacionadas, son difíciles de vincular. Las culturas y las identidades no se conectan en todos los aspectos, ni evolucionan del mismo modo. Las culturas evolucionan, se mezclan, se definen y se redefinen constantemente y tomando ideas que vienen de afuera. No que las identidades no hagan lo mismo, pero sus procesos de mezclas y redefiniciones no siguen siempre los mismos caminos de la cultura en la que se han originado.

Sin embargo, no es así como nos estudiamos en el momento en el que aprendemos de dónde venimos ni cuál es la historia de los países. Lo que aprendemos del mundo parte de consensos a los que llegan ciertos círculos de poder que deciden cuál es la cultura, cómo es la identidad y cómo se vive en comunidad. Al pasar media vida dentro de este sistema (hablando del grupo privilegiado que ha podido asistir de modo constante a la escuela formal) y el resto del tiempo consumiendo imágenes y representaciones que dan ideas de normalidad, el concepto que se tiene del mundo termina siendo bastante limitado. La sensibilización hacia el que se ve diferente es escasa y las alternativas al mundo y a los valores con los que nos hemos formado se atacan con fuerza. Vuelvo a citar a Manuel Castells, que ha sido hasta ahora uno de mis autores de base, para expandir este punto:

«En un mundo multicultural en el que la gente piensa somos diferentes, y cada vez somos más diferentes aparecen dos versiones, dos grandes evoluciones somos diferentes, pero establecemos canales de comunicación, podemos hablar, podemos comunicar, convivir o somos diferentes y entonces quien no es como yo no existe para mi, es un peligro, es un enemigo, es alguien a quien rechazo o es alguien de quien tengo miedo… y esto es grave, porque si es alguien de quien tienes miedo, es alguien a quien atacarás como defensa.»

La comunicación entre las culturas, históricamente, ha sido conflictiva. Como heredera de una cultura mestiza de la América Hispana puedo dar fe de ello. La insistencia en la diferenciación que crea distancias  innecesariamente largas entre las culturas y el etnocentrismo que se convence en que lo propio es lo único posible está desplegado extensa y cómodamente en la inmensa mayoría de los países. Muy pocos se han salvado de caer en esto. Casos como los de América Latina, que discutiré un poco más cuando pase por el post que describe mi recorrido, hacen aún más complejo este fenómeno. Pero en cualquier caso, el problema del etnocentrismo y el aislamiento cultural es un problema grave en el que la escuela ha ayudado poco y que los medios (como la televisión) han agravado mucho. Esta es la primera parte del recorrido, y en él toca profundizar sobre la grave crisis de valores en los que la educación formal e informal no ha logrado su cometido. En la próxima parte, voy con otros «enjeux» que salen de las limitaciones en la representación que se ven en los medios «tradicionales». Con esto espero cerrar las apuestas. Falta poco.

¿De qué se trata y de dónde sale esta tesis? (Primera parte)

Las preguntas que hacen el tronco del trabajo hacen puentes entre temas muy viejos y muy nuevos. El viejo y más importante es la comunicación intercultural. ¿Cómo pueden ampliarse los horizontes culturales y los bancos de referencias? Este es un tema viejo como la escritura y común como los órganos del cuerpo: la relación con el Otro. Una relación que por causas mil veces explicadas sigue siendo un misterio. ¿Qué hace que el Otro pueda representar una amenaza? ¿Por qué tiendo a pensar que lo mío y los míos es mucho más complejo que lo del otro o de los Otros? ¿Por qué aprendemos que nuestra cultura es la central y la verdadera y que los demás tienen formas extrañas de vivir que me rehuso a entender? Estamos tratando con las espinas de las culturas y las identidades, que en este momento parecen ser uno de los asuntos más delicados de nuestro tiempo. Según Manuel Castells, de hecho, los conflictos de identidad son y seguirán siendo la pólvora de los conflictos de la era de la globalización, que es, al parecer, la que nos ha tocado.

He hablado de uno de los temas viejos. Crucemos el puente por un momento. El elemento que forma parte de los temas nuevos lo forman las nuevas tecnologías de la comunicación, en particular de la Internet 2.0, de la que se sirve este diario para intentar hacer diálogo. Estos nuevos medios, o bien la idea de la que parten no son demasiado nuevos, vienen de una necesidad que tiene décadas ya, que es la de verse representad@ a través de los medios de comunicación. Cuando hablo de nuevos medios me estoy metiendo también con el concepto de los «medios ciudadanos», desarrollado por la investigadora colombiana Clemencia Rodriguez. A este fenómeno se le llama también «periodismo ciudadano» y «periodismo digital»; en inglés, comúnmente, «social media». Estos medios tienen su punto de partida mucho antes de la era Internet y su objetivo más importante es el llenar los vacíos que dejan los medios tradicionales (entiéndase por estos medios la prensa y le televisión, principalmente). Así, los medios hechos por ciudadanos buscan contestar la homogeneidad en las imágenes y en el imaginario de lo que se ha comunicado de modo más expandido en la prensa y la televisión.

Aclaro aquí, pensando en textos futuros y en mi trabajo, que los medios ciudadanos que atrapan mi interés son los blogs, los microblogs (como Twitter) y algunas de las herramientas de las que se sirven para ilustrar sus historias: imágenes, videos y podcasts en su mayoría. Del mismo modo, los medios a los que he decidido llamar aquí «tradicionales» (siguiendo el orden de otros investigadores), se refieren principalmente a la televisión y a la prensa, pues son los más extendidos y más influyentes de las últimas épocas y de estas latitudes. Sí, es mucho lo que se discute acerca de la amenaza de internet para la prensa, la televisión e incluso los libros. No quisiera ahondar en ese debate. No solamente por evitar caer en discusiones extremistas, sino también para ejercitarme en el arte concentrar la atención en el punto principal y no irse por los caminos verdes. Mi interés en el diálogo que existe hoy entre los medios «tradicionales» y los «ciudadanos» se concentra en los espacios vacíos de representación y de información en cuanto a culturas e identidades que los «tradicionales» dejaron abiertos y que los «ciudadanos» tratan de llenar.

Y aquí viene la primera amalgama. Internet y los medios que hace la gente reflejan en mucho los problemas que existen también fuera del ciberespacio. Entre ellos, los problemas de identidad y de representación que se han traído arrastrados la globalización y los largos años de comunicación intercultural venida de procesos violentos y no violentos, así como de inmigraciones y exilios. Todo esto deja su huella en los testimonios que la gente escribe en la 2.0. Aún no puedo señalar con claridad cómo ocurren los diálogos interculturales en la red, pero sí he podido dar concretamente cómo las angustias y los conflictos de quienes les cuesta definirse en una sola cultura y con un sólo nombre se dejan ver en la 2.0. También se pueden señalar con el dedo la necesidad de muchos actores de estas escrituras de la red social que quieren mostrar entornos, regiones y grupos que se sienten invisibles frente al mundo. Hay espacios de diálogo que se abren, aunque no siempre se aprovechen estos canales (de hecho, yo creo que se aprovechan bastante poco). Pero las voces están ahí, hacen diálogo y cuentan sus historias.

Con esto toca ir de nuevo al mundo de los temas viejos: Las historias. El hecho de que el ser humano sea el animal que cuenta historias (the «storytelling animal, según Bruner) hace que el asunto de contar sea parte de nuestros temas viejos. Contar historias no sólo es parte de la naturaleza humana, también es la base de las expresiones más importantes que despiertan los sentidos más profundos de las personas. Las expresiones artísticas, plásticas, la literatura, el cine, las conversaciones después de comer; en fin, la cultura en general está rodeada de historias y de testimonios. Lo hicieron nuestros antepasados alrededor del fuego, lo hacemos nosotros frente a las computadoras. Los medios tradicionales también lo hacen, con intenciones distintas, pero lo hacen. Y es justamente el modo de contar de los medios ciudadanos lo que interesa más para esta investigación. Los bloggers y mirco bloggers, así como los que filman y cargan sus videos en YouTube y en Vímeo, los que hacen sus programas de radio caseros, o hacen álbumes de fotos en Flickr están contando historias, sus historias. Las culturas antes se habían comunicado con historias que hoy son parte de las grandes literaturas, del cine y de otras artes. Hoy los medios ciudadanos reflejan nuevos modos de contar historias que no sólo hablan de quien las escribe, sino también de sus costumbres y de sus entornos. No en todos los casos las referencias serán claras, pero en todos existe un contexto que juega un rol muy importante en cómo se cuenta la historia. El diálogo que se logra entre las distintas herramientas de la 2.0 logra paisajes muy distintos a los que hemos estado acostumbrados hasta hoy. Y es por eso justamente que las he tomado como hilo conductor de mi trabajo de investigación.

Todavía falta un poco para cerrar este círculo. Dejémoslo para otro post.

Guías de redacción en cápsulas

Los que hayan pasado por la aventura de hacer una tesis saben que sentarse a escribir puede llegar a ser más problemático que la desaparición total del terreno de trabajo. Hace meses ya que reabrí mi antiguo blog en WordPress y que me postulé para un espacio en Hypothèses.com para hacer un diario de investigación ordenado y en el que pueda compartir claves y herramientas. Como muchos otros proyectos, esta idea ha dormido mucho el sueño de los justos. Pero como los esfuerzos y las ideas siguen donde están y tienen evoluciones que a rato emocionan y a ratos confunden, no es mala idea retomar las ideas.

Vi en el blog del profesor Greg Myers y en el trabajo compilado por Mercedes Bunz sobre los blogueros culturales que tener un blog puede despertar sentimientos de culpabilidad cuando se abandona. Y es cierto. No importa si la única persona que sigue tu blog es tu mamá y con suerte uno que otro de tus contactos de Facebook que se aburre de los memes. Hay una tendencia a no querer dejar las cosas colgadas, y hay un elemento más a los tantos que se desvían hacia el camino de la culpabilidad. Yo jamás me he creído la excepción de los fenómenos sociales, y mucho menos de los que ocurren en línea. Quizás esta sea la razón por la que los estudio y por la que vengo aquí una vez más a excusarme, como tantos, del tiempo que quedó el diario sin llenar.

Un par de cosas más: durante el tiempo en el que he estado sin publicar aquí he conseguido mil cosas que quizás le sean de utilidad a otro novat@ como yo. Vamos a ver si la idea de compartir las herramientas y algunas de las notas de lecturas pueden lograr que siga un hilo conductor que sirva de ayuda en dos sentidos. Uno de esos sentidos busca hacer diálogo con otros curiosos que se preguntan sobre cómo las culturas dialogan y cómo los medios, nuevos y tradicionales, meten la mano dentro de nuestras cabezas. El otro busca dar empujones para andar el camino pedregoso de quien se esfuerza en (y con esto cito a mi tutora) «dejar de jardinear» y sentarse a escribir de una buena vez.

Así pues, lo que pretendo publicar poco a poco tendrá que ver lo que está expuesto en la introducción de este blog y también con las estrategias que han logrado algunas horas de trabajo efectivo. También pienso que será de utilidad compartir aquí ideas principales, algunos seminarios que haya podido grabar y otros más con los que me haya topado en internet. Los intentos vienen, como he dicho antes, en español, pero también en inglés y francés. La estrategia principal (y aquí viene el primer experimento) es armar tacos de texto en forma de posts que expliquen lo que se busca con cada capítulo y con la mayoría de los sub-capítulos de la tesis que espero, algún día, pueda ver la luz y tener una larga vida. Para que no se haga pesado, el experimento sigue en otra entrada…

My two cents on the Khan Academy + Real innovation in the classroom

Teachers are story tellers… And good teachers are good storytellers. Through readings and lectures, both online and offline I’ve been taking notes of a lot of things, among them, what makes a professor someone hard to forget and the source of deep learning. I remember that the classes I liked during my University years were the ones with the most skillful story tellers as professors, and some of the boring ones were subjects given by people who knew very well the subject, but just didn’t know how to communicate, let alone to teach. Comparing old and new notes I should say that this tendency continues. I’m in a different country now, following a different field. But still, those who get their message through and finally participate as the center of a learning experience in the classroom are those who are capable not to show how much they know, but how much they can inspire, challenge, discuss, show, make discover, feel and get to know the unique dynamic of every classroom or group.

- Press "send". I'm picking up your texts.

To this notes, I would like to add some of the ones I took after I saw the TED talk about the Khan Academy. Now that I have been following a lot more projects based on education+technology and starting one of my own, I came across the Khan Academy not too long ago and checked some of the videos. I put the notes aside for a while, but now that the discussion on AJStream popped the subject up on Twitter and on my head, I felt like writing and sharing here some of these thoughts… Speaking about inspiring storytellers.

I sat and watched some of the videos published on the page (the number of videos they have is huge) and remembered the time when Encarta arrived home for the first time. I was a 15 year old high school student with problems to understand the DNA model proposed by Watson & Crick. A little video with images and movement made the whole thing a lot easier. I think that is the same principle with the Khan Academy. Through this post I don’t mean to say it is not a good project. It is. It’s an initiative to bring a lot more people to a sort of non formal classroom. That’s valuable. My main goal here is to point out what I think it’s still missing, either to suggest improvements or to put on the table some subjects that still need to be pointed out. The main problem with the Khan Academy is its lack of real innovation and yet its extended back up. I should also say the TED talk and the participation of Bill Gates made me even more skeptical. For some reason, too much publicity and money on a project like this makes it loose credibility. I realize I’m not the only one criticizing the project. I have read harsh critiques, responded also quite harshly. Let’s explain a bit those I find important.

 

A teacher that can be replaced by a machine, should be

 

I heard this on a quite different TED talk. Sugata Mitra’s “The Child Driven Education”. I found these ideas along with Ken Robinson’s (now speaking about TED talkers) a lot more compelling, deeper, better argued and better organized. Of course, these are projects and ideas shared by experts on education. Salman Khan is an expert on his subject, but he is obviously not an expert in education. The idea of wide-spreading the classroom experience is certainly not a bad idea. I myself benefit a lot from people recording and posting seminars and lectures I wouldn’t be able to hear otherwise. But just as the classroom experience is expanded, so are the classroom limitations. Limitations seen specially in the US educational system. The main menu to organize a huge number of tutoring videos are divided into “Math” “Science”, “Humanities & Other” and “Test Preparation” (Bolds are mine).

Sugata Mitra's 'Hole in the Wall'

Still with the training in order to pass exams (and not learning), still the same old subjects, still a one-to-many kind of learning. No critical thought encouraged (still haven’t come across any video in which further reading and research are recommended, maybe there are some, but I haven’t seen them), no focus on subjects other than hard sciences. Humanities are thrown to the dark sac along with “Other”, and the videos under this category, I’m very sorry to say, are specially boring. This is the old system with a new face. It keeps focusing on the same text books. The United States are still the center of the world and the main reference. Still the key words that limit the vision: “Mastery” “World Class” education. The philosophy that divides civilizations in “Us” and the gloomy “Them”. Far from revolutionary, this is a projection of the old and dusty ethnocentric classroom that keeps praising hard sciences over humanities. And these are disciplines we need desperately to challenge our views of the world, to expand our imagineries, to feed critical thinking. The news and the political movements of the West can prove this point.

Finally, the Bill Gates/High productivity and shiny prestige touch. Pointing out that teachers or formal schools might not be necessary in a future of teaching machines not only is daring and misinformed, but also irresponsible. Education has to be renewed. It is a system in crisis, yes. Almost as most of the systems that helped the building the Western world. That doesn’t mean they are useless. That doesn’t mean they should be eliminated. It means that the limits need to be expanded, that the work has to be complemented, that new ideas have to dialogue with traditional ones. Measure education in economic profit and and results only existent when quantified by clear numbers continues the same broken path. New and renewed elements  need to be part these changes. That includes emotional education, global competencies (different from a “world” class number 1), critical thinking, media literacy, culture, languages, arts… And the start of some of those changes comes not only with a reform in children’s education, but also on teachers’ education. A teacher’s life, passions, pursuits, limitations and life education accompanies him/her in every class. And those classes will evolve when the ideas with which teachers are trained also evolve. In that sense, the Khan academy is a paste to cover some superficial wholes, somewhat useful, but not the base any new construction.

 

 

 

La tesis *suspiro*, la tesis…

La transformación de mi antiguo blog, Sacando la Lengua para convertirse en estas Crónicas Lenguaraces tuvo una razón de peso: el de llevar cuenta de los cambios, que han sido muchos, y cómo han sido. Así pues, cuando volví este espacio un pequeño saco de reflexiones que giran en torno a la aventura «fuera» de «casa», una de las cosas en las que estuve más clara fue en que éste sería también un cuaderno de notas de la tesis que hoy marco (oficialmente) un año de haber comenzado. Hay que confesar que la falta de claridad junto con la falta de disciplina han dejado espacios de tiempo entre un post y otro que me gustaría no repetir. En esto, llevar un blog me recuerda un poco a la relación que se tiene con las dietas: Uno se emociona, se compromete, empieza… y no sigue. Hay muchas ideas… Pero excusas hay más.

En fin…

Sin entrar demasiado en filosofías y preguntas de peso, quería poner en un post, que espero sea el primero de varios, algunas de las reflexiones que anoto en lo que aquí llaman carnet de recherche. Mi diario de notas de la investigación. Me encuentro aquí, después de tantos años de espera, escudriñando sobre un tema que ha estado a mi lado desde hace muchos años y que ha tratado de ponérseme en frente con la máscara de la disciplina que me haya tocado seguir en el momento. En idiomas fue la literatura india en inglés, en Ciencias de la Educación fueron las nuevas tecnologías de la comunicación. Ahora me doy cuenta de que los temas y las vocaciones que realmente apasionan son cosas que están siempre presentes, y que además obedecen a una especie rara de destino que se supo desde un principio, pero que hubo que salir a buscarlo para saber que siempre estuvo ahí.

Las palabras claves de lo que hago ahora se reúnen y conversan con términos como el de cultura, identidad, historia, comunicación, expansión, otredad, empatía y tecnología. En principio, claro.

En el último año, las conversas sobre innovaciones en la educación me llevaron hasta Ken Robinson y su propuesta en los cambios de estos paradigmas. Pasé un rato leyendo su libro «the Element», en el que sostiene que encontrar el elemento en el que uno se destaca y que le apasiona puede cambiarlo todo. Por cierto que en el libro se huele un pequeño puje editorial entre Robinson y su editor para lograr un libro con ideas interesantes, pero accesible al gran público al que le es útil el género de la autoayuda. Así pues, me hice yo también la gran pregunta ¿cuál será mi elemento? ¿qué es aquello que puedo hacer por horas sin darme cuenta?… Para quien se estrena en un campo nuevo, es una pregunta pertinente. Para el que se adentra al terreno de la educación, es sencillamente determinante.

Debo decir con gran sinceridad que después de pensar un poco mi respuesta más sincera fue: hablar, echar cuentos. En fin… comunicar. Los que me conocen bien lo saben. Mis pobres padres, que no se han librado de horas de cuentos a pesar del Atlántico que cree poder separarnos, pueden dar fe de ello. Los queridos lectores de este blog, que a veces se pone largo también caben en la lista junto a mis queridísim@s amig@s. Una de ellas, de hecho, sostiene que estudié idiomas para poder hablar más y con más gente. Qué descaro.

Nadie puede negar que los placeres de la conversación son muchos. En la escuela de Idiomas las horas que se hacían más cortas, inspiradoras y edificantes fueron las del cafetín. Pienso que un buen conversador jamás se siente solo o desatendido. Y lo que es más, es un placer compartido por la inmensa mayoría de los seres, que encuentran en su mas íntima naturaleza la necesidad intensa de comunicar. De ahí a la explosión de las nuevas tecnologías de la comunicación. No neguemos lo obvio. No sólo nos gusta conversar, sino compartir, dialogar, comentar, apuntar… Y no sólo con palabras, también con signos, imágenes, videos, música, sonidos…

Y con esto llego al grano. La tesis que mi aventurada tutora accedió a dirigir quiere entender cómo es que a través de esta echadera de cuentos masiva y a nivel internacional que impulsó la 2.0 podemos aprender del otro y de su cultura. Este será el estudio de las historias alrededor del fuego que en nuestros tiempos se hacen en internet. El fuego ahora es una pantalla. No es raro que emita también luz y calor, y que quede encendida hasta altas horas de la noche… La rueda alrededor es colosal. El terreno será justamente la comunidad que me inspiró la pregunta de la tesis. Un grupo de periodistas ciudadanos que se encargan de apuntar hacia las conversaciones más interesantes de las blogósferas de diferentes regiones del mundo. Es un equipo diverso, activo, multicolor y multicultural dentro del que me siento muy feliz de participar desde hace ya casi cinco años. La comunidad lleva el hermoso nombre de Global Voices Online y se sirve de la tecnología para causas nobles que empiezan con la construcción de puentes entre regiones y terminan en luchas por el cierre de la brecha digital y de la libertad de expresión online (he hablado de ellos en ocasiones anteriores, por si algún amable lector llegó hasta aquí abajo y quiere saber más)

Toca pues un recorrido reflexivo sobre la comunicación, sobre las historias, sobre las culturas, sobre el Otro, sobre nuestra relación con éste, sobre el aprendizaje y sus aristas, sobre el diálogo entre los pueblos, sobre la empatía, las luchas en línea y en la calle y sus efectos en nuestra experiencia terrenal y por qué no, imaginaria y también espiritual. A un año de haber decidido emprender esta aventura, creo que ha llegado el momento de tomar el bastón y andar cuesta arriba. Me cuesta trabajo describir la emoción y la angustia que me dan al ver la montaña que me toca escalar; pero describir al final no está lejos de sentarse a echar un cuento… y eso sí que no me cuesta nada.

Nouvelles technologies, communication entre cultures, éducation et apprentissage

Dès l’expansion de l’utilisation des ordinateurs personnels dans les foyers et les écoles, les discussions sur l’intervention des technologies de la communication dans l’éducation explorent des avantages et des limites. D’un côté, il y a le débat sur la « bonne » utilisation des TICs à l’école, ou dans l’éducation, surtout en ce qui concerne les ordinateurs et les logiciels éducatifs. De l’autre, l’accès à l’information à travers internet et les possibilités d’apprentissage avec les réseaux sociaux du Web 2.0 fait aussi des points de discussion. En tant qu’apprentie de la recherche en éducation, je me demande aussi qu’est-ce qu’on apprend sur le monde et sur nous à travers nos entourages, nos écoles formelles, nos média ? Est-ce que le 2.0 pourrait-il être une nouvelle fenêtre pour la compréhension des autres ?

Cette génération témoigne la croissance rapide et les mutations des média citoyens et la croissance des réseaux sociaux. Les nouvelles technologies représentent autant de nouvelles stratégies dans la communication, l’échange et l’apprentissage. Le monde se réduit, et ses plusieurs cultures et manières de penser deviennent de plus en plus connectées les unes avec les autres, ce qui peut se traduire par une connexion et une proximité omniprésentes entre les personnes. Dans le domaine éducatif, les voies de l’éducation formelle à travers les écoles et l’éducation supérieure maintiennent des relations complexes avec la technologie et son utilisation, ce qui a eu comme résultat une perpétuation des méthodologies d’apprentissage traditionnels dans un contexte
technologique, en non pas une stratégie innovatrice d’apprentissage. Dans une époque à laquelle les écoles et les universités sont témoins de l’expansion des activités politiques et économiques au delà des frontières nationales, cela exige une nouvelle façon de présenter le problème de la connaissance de ce qu’on a appris à appeler « monde » et des cultures qui sont, en apparence, lointaines.

Cela invite à poser de nouvelles questions sur nos savoirs autour des cultures, de ce qui arrive un peu plus loin de notre petit cercle. Des questions sur le mode de développement des différentes sociétés et la nécessaire capacité de compréhension de chaque groupe hors des images stéréotypées, et ce au-delà de la simple prise de connaissance des différences des cultures se fait urgente. L’internet 2.0 et la participation en ligne peuvent-ils être propices à l’apprentissage interculturel ? Quelles sont les avantages et les limitations de cet outil dans la connaissance des autres ? Qu’apprend-on à travers de la participation citoyenne ? Qu’avons-nous appris des récentes mobilisations qui ont eu en tête les aspirations et les indignations inspirés par différents mouvements mondiaux ? Qu’en pensez vous ?

De la procrastinación a la dificultad de la expresión escrita

Después de cursar estudios formales por más de 18 años (a los que he de sumar tres más que están por venir) y de escribir dos trabajos de grado me doy cuenta de que la escritura y el estudio tienen todo de estimulantes y de emocionantes… hasta que toca que sentarse a hacerlos. Escribo esto mientras trato, en vano, de concentrarme en la más silenciosa de las bibliotecas, después de dos tazones de café negro. También sé que no soy la única en esta desesperanza. He hablado con amigos y compañeros de estudios por horas sobre lo difícil de la concentración y de la disciplina. La procrastinación es mi compañera de todos los días, y la sazón amarga de las ideas que pelean por salir. A quien le ha tocado escribir un trabajo de estos sabe de lo que hablo. Y a los que no, también, no hay que engañarse. Nada más deseado que una interrupción cuando todo está listo para comenzar. Las ideas se pelean por salir, tienen rato en la cabeza, no hablo de otra cosa, tomo notas en cuanto papel veo, a toda hora, en todas partes… Pero basta sentarse frente a la máquina para desear con todas las ganas salir corriendo. Nada como el horror del día antes de la entrega para que todo salga de un solo tirón.

El vínculo lleva al corto animado "Film Film Film" de Fyodor Khitruk.

Ahora bien, pensar que yo soy de los especímenes a los que estudiar les «gusta» pone las cosas en perspectiva (una no demasiado optimista, por cierto). Los que sacan una carrera por tener un cartón con su nombre y un oficio no deben ver la hora de terminar un camino que debe parecerles largo y pedregoso. Diez veces peor los que estudian algo que no les gusta por un cartón con un oficio «útil». Yo creo que tendremos que terminar por sincerarnos y admitir que el acto del estudio y la disciplina endemoniada de la escritura son actos a menudo antinaturales. Sin embargo, al ver los siglos que ha durado una institución como la Universidad y lo bien parada que sigue estando la educación formal hay cosas que no cuadran. Y no soy yo quien lo dice, en realidad la crisis de la educación y del ejercicio crítico no tiene nada de nuevo.

Entre la procrastinación y la curiosidad he visto que hay muchos como yo que sufren del mismo mal, y que entre las preguntas que hacemos a los sabios escritores sobre la existencia y la literatura el acto de escribir está siempre sobre la mesa. Carlos Fuentes dice que la escritura es un oficio solitario. Kapuscisnki dice que para escribir una página hay que leer 100. Se trata de poner instantes vitales en el papel y de expresarlos de modo inteligible, coherente, y en casos afortunados, con cierto estilo y calidad expresiva.

Pero salgamos un poco de las aspiraciones literarias y bajemos el acto de la escritura a niveles propios de los mortales.

La dificultad en la escritura, y quizás de modo más profundo, en la expresión a través del lenguaje es un asunto de importancia mayor cuando se habla de educación. Y en mi opinión, es una muestra punzante de las fallas más graves en los sistemas que nos han formado. Este problema lo veo claro al abrir los periódicos y al leer los blogs, que de cierto modo han puesto sobre la mesa un nuevo canal para la expresión escrita. El caso de los blogs es comprensible, aunque no justificable. Ahora bien, el caso de los periódicos es, en casi todos los casos, sencillamente imperdonable. Más aún cuando se constata que la gente hace depender su nivel de lengua de los medios de comunicación, particularmente los audiovisuales. Que la lengua y la cultura dependan de los periódicos y de la televisión les pone un peso desproporcionado sobre los hombros. Y lo preocupante en mi opinión es que los resultados de esta dependencia se ven a diario, y no parecen en nada positivos. Tengo pocos puntos de comparación, pero muchos ejemplos en el caso de Venezuela, donde los periódicos más tradicionales, están repletos de periodistas graduados en universidades de cierto prestigio (y en algunos casos, de altísimo costo).

A veces me cuesta explicar por qué esto es un problema grave y con qué otro montón de cosas se conecta. Particularmente a los que ven la educación como parte de una herramienta que debe dar resultados claramente cuantificables, especialmente a los que claman que Venezuela está 100% libre de analfabetismo. Quizás pueda empezar por mencionar que es un asunto de ramas largas y numerosas que tocan asuntos duros como la cultura y el fomento de sus expresiones, los intereses, el hábito de la lectura, el pensamiento crítico, la lectura de medios, la vida ciudadana y la expresión personal y profesional. Asuntos que creo vitales para el tipo de vida que escogimos vivir como país. Sobre este tema se pueden escribir bibliotecas enteras… Se están, de hecho, escribiendo miles de textos señalando y poniendo luz sobre los problemas de la educación formal contemporánea. Yo quiero limitarme a reflexiones personales que intentan ser honestas y que quieren superar la timidez propia del aprendiz. Aprendiz que, sea dicho de paso, vuelca sus inquietudes en un blog y huye, a su vez, de las enredaderas engorrosas de la expresión escrita… y está lejos de ser la última vez. ¡Oh musa caprichosa de la escritura, ponte en el lugar que es!

Women’s Education and Use of Technologies: A (New?) Way for Development

Educating girls has (finally) become a major goal for development according to international organizations. After years of visible struggle and centuries of both silent and scandalous domination, world leaders have agreed that opening the door of knowledge to women will be a way to improve society as a whole. For so many still attached to conventions that have little to do with nature, it is useful to underline that this is not only a matter of equality (which has astonishingly been an idea so difficult to understand for generations), but also for practical reasons: Educating women would mean making half of the world’s population active and informed actors for development.

Essentially, educating women is a lowcost inversion with a long-lasting profit. Nevertheless, according to UNESCO, 60 percent of the 113 million children out of school are girls. The call for solutions is critical; otherwise, these children will join the half a billion women in the world who are already illiterate. One of the most interesting initiatives to push us all toward the goal is the informative channel Queen Rania of Jordan created to promote education and intercultural understanding. For the International Women’s Day, the Queen extensively summarized the facts, the advantages, and the urgencies. Educating girls would mean they would be less likely to be victims of violence and exploitation and more likely to be empowered—to be actors of change. Also, women would be less likely to marry at an early age and more likely to be able to study formally. If that was not enough, let us think about how educated women would fall much less often into early motherhood and would be able to educate her children better. Finally, an idea that calls for a deep exercise of thought: “We have the ways, but not the will.”

To so many of us, education seems like a natural thing to have and to promote. Nevertheless, all around us there are millions of people who need not only the means to be able to access education, but also the understanding of an equal education for all, girls and boys, women and men. After the big revolution of the ’60s and the possibilities of controlling motherhood, the numbers of women participating in the (paid) field of work and universities exploded. It is important to remind ourselves, however, that the women’s rights movement happened in countries where resources were available. The drama of poverty and family education keeps preventing women from exploring their intelligence. Silent male domination still makes it difficult for women to arrive at real gender equality, to study and practice certain careers, or even want these things for herself. The Cinderella complex is alive and still very well nourished by many. The little detail they forget to tell girls most of the time is that it won’t be only the dress and carriage to disappear at midnight, but also Prince Charming himself, and the whole package that comes attached.

Interpretations of nature and role divisions have not made life any easier for men or for women, but there are still some ways out. We already know education is one way out, and, as some groups have demonstrated, when resources fail, new alternatives start to grow. Right now, I have two good examples that have worked very well: non-formal education and technology (both mixed and separate). Non-formal education consists mainly in groups that don’t belong to the academic formal system (like primary school for example) but provide education in a flexible yet organized fashion. Most of us have been surrounded by many incarnations of non formal education: short courses, Sunday school, dance classes, and other extracurricular activities that take place outside of the traditional school setting. On the other hand, technology and its many uses have been an advantage for encouraging gender equality. As so many societies consider computers and the Internet to be a male-dominated field, many women’s organizations try to advocate for women’s rights and education have used technology as their main tool for empowerment. From initiatives like the Indian Blank Noise Project, which defends the rights
of women against abuse and stalking, to the Egyptian project Women of Minya Day by Day, which fights taboos that keep women subjected to men at work and at home; advocacy for women’s rights and empowerment are present around the web. Projects mixing non-formal education adapted to women’s needs have been seen, for example, in Bangladesh and Venezuela. The wonderful Nari Jibon (‘Women’s life’ in Bangla) have given some
women from Dhaka the chance to have a space to learn how new technologies work for different uses. Training in tailoring, hardware reparation, blogging, English, and Bangla for those that don’t know how to read and write, opened the door for better jobs, more money for the families, less violence at home, and more decision-making based on intellectual and economic independence. This project has seen its ability to continue challenged, but the knowledge and empowerment of these women remain and is seen, in some cases, through the writing of bloggers. In Venezuela, the project Aliadas en Tecnología stands for the same goals, motivating women to explore
their attitudes, gain independence, and reinvent themselves beyond the traditional role of wife and mother.
Fortunately, the examples of advocacy are not few. Unfortunately, these efforts are small in front of the immense challenges.

Collaborating, spreading information and supporting ideas like this one could be a beginning. Nevertheless, one of the most important steps is to actually be aware of the lack of equality that still surrounds us. To stand against the inequalities imposed by boys over girls at school, as subtle as they might be, as well as the roles and ideal images of men and women dictated by social conventions and mainstream media. Seeing numbers of women increasing in Western (and western-like) universities is not enough to know that the goal has been achieved. Being able to think, to question, and to point out, although not always easy or simple, are the first steps to disarm the failure of imagination brought by domination—not only male, but any female domination of any kind.

REFERENCES CITED

Fortson, C. 2003. Women’s Rights Vital for
Developing World. Yale News Daily.
Dowling, C . 1982. The Cinderella Complex:
Women’s Hidden Fear of Independence.
New York: Pocket Books.
UNESCO. 2003. Gender and Education for All:
The Leap to Equality. Paris: Graphoprint.
UNESCO. The Millennium Development
Goals and Water